Atenes mola!

Muy buenas tengan, queridos lectores. Sabemos que nos echabais de menos, así que volvemos a la carga. Esta vez desde Grecia, un acogedor destino mediterráneo, cercano y barato, idóneo para nuestro instinto explorador. Como de costumbre, iremos publicando post sobre nuestros periplos cuando nos apetezca y tengamos conexión. Juny, estate al caso: esto promete.

????????????????????????????????????

Aterrizamos en la capital helena el pasado lunes por la noche. Todo nos cuadro genial: el vuelo llegó a tiempo, el metro nos dejó a escasos metros de nuestro youth hostel y, para nuestra sorpresa, estábamos ubicados a los pies de la imponente Acrópolis griega. Tiramos las maletas y subimos directos al rooftop (terraza) bar, dónde alucinamos con las vistas de las imponentes columnas del Panteón iluminadas. Un fotón para el recuerdo.

IMG-20150917-WA0000

Nuestra ubicación era inmejorable. En pleno centro, a tiro de piedra de los mejores barrios y lugares de interés de la capital. Encima, en nuestra esquina teníamos un café cool muy guay, que hacían bocatas y pastas frescas del día, además de café fríos y capuccinos sabrosos y espumosos. Nos quitamos de encima el guiri-tour cuanto antes: pagamos los 12 pavos de la entrada a la Acrópolis y lo flipamos de lo lindo. Mi fiel guía y compañera, Georgi -más entendida en arte que un servidor- me iba contando guía en mano de que iba la movida de los capitolios dóricos, jónicos y demás. Sin tener ni idea, uno ya se deleitaba imaginando el jolgorio que vivían los atenienses milenios atrás. Menudas borracheras y orgías debieron caer aquí! Junto a nosotros habían unos 300.000 turistas más, abrasándose las cabezas bajo el sol, con una temperatura de casi 30º grados. A los guiris les encanta apelotonarse. A mí, no.

DSC_1128

?

????????????????????????????????????

????????????????????????????????????

20150915_113905

Como siempre, nosotros vamos a pie a todos lados. Somos unos insaciables caminadores de ciudades: así se conocen los rincones, los olores, las gentes y los lugares con magia alejados de las muchedumbres extranjeras. Seguimos nuestro improvisado tour recorriendo Plaka¸ el antiguo barrio turco, de estrechos y elegantes callejones repletos de vida. Pequeños comercios de souvenirs, ropa, tela y artesanías se abren paso junto a tranquilas y confortables terrazas en las aceras. Sonrientes, los comerciantes invitan sin agobiar a entrar a sus locales. Nos maravillaron los callejones con escalinatas ascendentes, con las sillas de las terrazas ubicadas en cada escalón. Y de fondo, en el cielo, siempre la Acrópolis imponiéndose.

DSC_1169

20150915_132346

????????????????????????????????????

DSC_1204

El hambre apretaba: tocaba comprobar la fama de la buena gastronomía griega. Paramos en un bar de toda la vida, repleto de lugareños, dónde la guía Lonely Planet  aseguraba que servían buenos platos del día a precio razonable. Ciertamente, comimos de lujo: auténtica ensalada griega -al loro, el queso feta es de otra liga-, una pedazo de ración de musaka (pastel caliente a base de berenjena, carne picada, queso, patata y especies) y pescado del día con sofrito de tomate como el de la abuela. Para llorar amigos y amigas. Aquí atienden con gusto: al sentarte te sirven agua y algo de picar, te sonríen y, al cobrarte, te traen postre por la cara. Catalans: aprenen-me!

IMG-20150916-WA0001

Con la barriga llena y un buen espresso, seguimos pateando Atenas, pasando por el barrio de Monastiraki y sus encantandores mercadillos, la avenida Ermou -el “Passeig de Gràcia” ateniense- y llegamos a la emblemática Plaza Sintagma, epicentro de tantos momentos históricos y de tensión en los últimos tiempos. La plaza y los aledaños están repletos de carteles electorales. El próximo domingo, los griegos votan -de nuevo- a su presidente. Imagino que deben estar hasta arriba de tanto votar. Los comunistas, que rivalizan con el Syriza de Alexis Tspiras, se llevan la palma. Han inundado Atenas de panfletos con hoces y martillos. A nuestro paso por Sintagma, los conservadores de Nueva Democracia tenían plantado su stand electoral que repetía consignas de su anticuado líder.

????????????????????????????????????

DSC_1181

DSC_1197

Tras kilómetros y mucho sol, decidimos frenar, ducharnos y relajarnos. Cenamos románticamente en Plaka, a diez minutos de “casa”. Al amanecer habría más y mejor.

IMG-20150917-WA0001

DSC_1226 DSC_1215 DSC_1212

Tras despertar y tomar fuerzas en nuestra cafetería preferida de la esquina, nos motivamos a explorar de nuevo. Esta vez, a recorrer los barrios de Gazi y Omonia, más al norte. Aquí se respiraba la Atenas real: trabajadores, estudiantes, muchos inmigrantes y ajetreo continuo. Pasamos ante la custodiada sede de Syriza, un parque con más columnas y esculturas de la antigua Grecia, zonas comerciales y facultades universitarias. Estábamos en el meollo.

Nuestra meta era la Plaza Victoria, dónde los refugiados afganos que llegan a la capital huyendo de la violencia de su país han montado su “campamento”. Quería comprobar lo que pasa y intentar explicarlo. Tomamos fotos y testimonios, que esperemos sean publicadas pronto en algún medio. Estén atentos. Un adelanto: lo que vive esta gente no tiene nombre, y lo que está haciendo la Unión Europea es una verdadera vergüenza. Tenemos abandonados a su suerte a decenas de miles de seres humanos en montañas, islas, plazas, estaciones y fronteras, en unas condiciones deplorables y en un limbo absoluto. Desde estas humildes líneas, les deseamos la mejor de las suertes y un futuro próspero.

DSC_1273

Aprovechamos la tarde para callejear por desconocidos barrios, y comimos en un moderno local dónde nos sirvieron ensalada y hamburguesas de pollo excesivamente especiadas y modernistas. Nos quedamos con lo clásico, lo de toda la vida. Nos enteramos que a las 8 había mani de los comunistas en Syntagama, y como no fuimos a husmear. La imagen a la salida del metro era imponente: miles de jóvenes, hombres, mujeres y ancianos plantados solemnemente, hondeando centenares de banderas rojas con el logo de del KKE y enormes hoces y martillos. Una puesta en escena ordenada, solemne y seria, con ciertos reminiscencia soviética. Las masas escuchaban las consignas  del serio -y tremendamente aburrido- líder Dimitris Kutsumbas mediante estridentes altavoces repartidos por la plaza. A ratos, las juventudes iniciaban cánticos con los megáfonos y las banderas ondeaban al viento. Un milimetrado espectáculo que merecía la pena ver.

????????????????????????????????????

Tras abandonar las huestes rojas comimos algo fresco en un puesto callejero. Una buena ensalada césar y pasta con tomate por 7 euros. Así da gusto. Y, sin más, nos plantamos en nuestra habitación, acompañados de nuestros pesados compañeros de litera. Argentinos tenían que ser (con amor para nuestros queridos amigos argentinos, sois relindos!). Planeamos la siguiente parada en nuestra ruta y a dormir. Hoy tocaba un día de “transición”: metros, buses y caminatas para alcanzar la siguiente parada. La meta, el Peloponeso, la reconocida península contigua a Atenas, con poblados llenos de historia y color. Escribo estas líneas desde un cómodo y baratísimo apartamento en Gythion, un lugar que promete de lo lindo. Pero mejor os dejo lo cuento en otro instante, que mañana tenemos un durísimo día para explorar la costa tenemos a escasos 200 metros. Estén atentos…Salud!

Una resposta a “Atenes mola!

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s